A la hora de comprar maquillaje, encontramos una gran variedad de formatos y en muchas ocasiones se opta por el que se suele utilizar siempre. Pero si no tenéis hábito de maquillaros demasiado a menudo o simplemente estáis empezando, no sabéis para que es cada uno y se suele formar un poco de lío al no saber qué elegir. Prebases, correctores, polvos…  ¿Cuál es el adecuado para mí? En este artículo comentaré un poco como conseguir un maquillaje adecuado a nuestro tono y tipo de piel según color o formato.

sin perder tu estilo

Empezamos con las Bases de maquillaje. El objetivo de este producto es el de unificar el tono de piel y por ello es muy importante que el color se funda con nuestra piel de modo que cuando difuminemos los contornos del rostro, no se note la diferencia de color de la cara al cuello y no se vea una máscara.

base1

¿Cómo conseguir nuestro tono adecuado? Para conseguirlo, debemos probar el color sobre nuestra piel del rostro directamente sobre la mejilla y observar cuál de todos es el que mejor se funde con nuestra piel. A la hora de ver el tono debemos verlo bajo una luz lo más natural posible, evitar luces de tonalidades amarillentas que distorsionan la visión de los colores.

base de maquillaje

En el caso de que vayamos maquilladas, podemos probar el color sobre nuestra mano, en la unión de pulgar a la muñeca y buscar el tono que más se le parezca.

Las bases de maquillajes si tenemos la piel grasa, es recomendable utilizar una base libre de aceites, estos suelen tener un acabado mate o semi mate. En ocasiones estos dicen: de larga duración.

Si tenemos la piel seca busca aquellas que digan hidratantes, efecto luminoso, satinado… Evita aquellas de efecto mate o en polvo.

Si tienes la piel mixta, te recomiendo usar una prebase hidratante en las zonas secas y utilizar las bases de la piel grasa.

Si tienes la suerte de tener la piel normal, puedes utilizar cualquier tipo de base.

Correctores. Existen varios tonos de correctores dependiendo de nuestras necesidades, el objetivo de estas es “corregir” ocultar aquellas imperfecciones del rostro que posteriormente junto con la base, unificaran el tono de la piel.

paleta-de-correctores

  • Verde: para granitos o rojeces.
  • Amarillo: se utiliza para zonas moradas/violetas en las ojeras.
  • Naranja: Zonas azuladas como venitas, u ojeras con esta tonalidad
  • Beis: Para ojeras marrones, debemos buscar una tonalidad más clara de la piel, la gama de los beis.
  • Rosa: Zonas grisáceas o verdosas.

3- Las prebases son productos ligeros cuya función principal es la de preparar la piel antes de aplicar la base de maquillaje. Existen muchas prebases en el mercado; para pieles grasas, para pieles secas, con efecto lifting, con color… que darán una imagen radiante a tu maquillaje. (No son obligatorias).

prebases make up for ever

Algunas de las prebases con color que podemos encontrar son:

  • Verde: cuando nuestra piel tiende a enrojecerse esta prebase como zona global substituye el corrector verde, ya que es más fácil de extender que el corrector verde.
  • Beige o blanco: Ideal para iluminar zonas del rostro.
  • Malva: iluminar pieles cetrinas o maduras.
  • Violeta: para pieles amarillentas, apagadas o muy claras.

Respecto al colorete, al igual que las sombras, nos podemos encontrar en polvo, mousse o crema. Estas dos últimas son apropiadas para pieles secas, mientras que los polvos para pieles grasas/mixtas son ideales. Para aumentar la duración de las sombras sobre todo en pieles secas, existe una prebase para ojos, que las mantendrá más tiempo.

coloretes

En cuanto al colorete, hay colores según nuestro tono de piel que son más favorecedores, si ya utilizas algún tono que te gusta y no es de los apropiados, no hay problema puedes seguir usándolo, al fin y al cabo, probando es como se averigua lo que mejor nos queda.

  • Pieles claras: recomendados los tonos rosas, melocotón y beige. Evita los marrones o naranjas que resaltará demasiado sobre tu piel clara.
  • Pieles con tendencia rosada: tonos rojizos o burdeos.
  • Pieles morenas o muy bronceadas: tonos parecidos a tu color de piel. Marrones, marrones oscuros, granate y dorados. Puedes usar unos polvos bronceadores en vez de colorete para dar un toque de vida a tu maquillaje.
  • Pieles pelirrojas (blancas con pecas): marrones, beis, tonos trigueños o naranjas.
  • Pieles cetrinas: prueba con tonos beige, melocotón o caramelo.
  • Piel negra: tonos marrones oscuros, dorados y nacarados si queremos dar un toque de brillo.

Hasta aquí el articulo, espero que os haya servido de ayuda y no olvidéis compartir y comentar con sugerencias, dudas o más.

 

Débora Ramírez HerreroAutor: Débora Ramírez Herrero
Extrovertida, trabajadora y constante, me encanta el mundo de la moda, la peluquería y el maquillaje. Aprendiendo cosas nuevas cada día y creando mi marca como profesional. 😉
Si te ha gustado... ¡Comparte!Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest